Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario Ciclo B:“Vendrá para reunir a sus elegidos”
(Mc 13,24-32)

 

 

  La Palabra de Hoy

1ª Lectura: Daniel 12,1-3   

“En aquel tiempo se salvará tu pueblo” 

   Salmo :15
  “Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti”

2ªLectura:     Hebreos 10,11-14.18

  “Dios pondrá a sus enemigos como estrado de sus pies”

Evangelio:  Marcos 13,24-32
   “El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán”


   

 

 

PALABRA DE VIDA

     Estamos llegando al final del año litúrgico, encargándose la Palabra de Dios escuchada de recordarnos algo esencial: desde la muerte y resurrección de Cristo, lo último tiempos ya han comenzado. Así, en el libro de Daniel, vemos de manera esperanzada que el mal no tiene la última palabra y quienes están inscritos en el libro de Dios alcanzarán la vida. Idéntica certeza nos ofrece el evangelio de Marcos, pero centrada en el misterio pascual de Cristo. El ya ha vencido, nos ha dicho la carta a los Hebreos, está sentado a la derecha de Dios, esperando el tiempo en que su victoria se vuelva evidente y definitiva para el mundo. Mientras tanto, en el trascurso del tiempo, nosotros aguardamos la venida definitiva de Cristo.
       El evangelio de hoy nos puede desconcertar por su lenguaje. Pertenece al “discurso escatológico” del evangelio de Marcos. Se le llama así porque habla de las realidades últimas y definitivas (eschaton). Se trata ciertamente  de realidades que están más allá de la historia, pero sin que esto signifique que no se van preparando dentro de la historia. En efecto, la escatología bíblica es un discurso sobre la historia, un modo de leerla y de asumirla. Hay que advertir que el estilo apocalíptico se presenta lleno de imágenes o símbolos de difícil interpretación y que, desde luego, se resisten al que pretende tomarlos al pie de la letra.
       El texto está situado después de las acciones simbólicas de Jesús en el templo (expulsión de los vendedores del templo), y discusiones con los diferentes grupos y dirigentes judíos (acerca de la autoridad de Jesús, pagar o no tributo al César, resurrección de los muertos, o discusión sobre el mandamiento principal): En el pasaje de hoy empieza una instrucción a sus discípulos y seguidores. Así, en la postura de maestro, es decir, sentado, Jesús responde la pregunta hecha por sus discípulos acerca del fin de los tiempos, haciéndolo en lenguaje apocalíptico, es decir, desvelador de un mensaje de parte de Dios. Normalmente este lenguaje se utilizaba para grupos en crisis, a fin de transmitirles un mensaje de ánimo y consuelo.
       Los destinatarios del evangelio de Marcos pasaban por dificultades, pues creían que la segunda venida de Jesús era inminente a su muerte, e iba pasando el tiempo y el retraso era constatable. Por esta razón se apreciaban entre ese grupo de fieles, signos de dejadez, rutina y abandono del mensaje central de Jesús. Marcos les va a recordar que en la tradición cristiana hay palabras de exhortación y aliento: Cristo volverá con gloria, aunque no se sabe cuándo. Por esta razón se hacía necesaria la vigilancia.
      Al hablar de la venida de Cristo, se utiliza el título de Hijo del hombre, personaje recogido en el libro de Daniel ( Dn 7,13), que es Jesús y aparecerá al final de los tiempos revestido de poder y la gloria de Dios. Como triunfador definitivo, convocará y reunirá a quienes hayan permanecido fieles.  Cuándo haya de suceder esto no lo sabemos, por eso todo cálculo es poco fiable porque el momento final sólo está en el corazón del Padre. Lo importante es fiarse de la Palabra de Jesús y vivir con la certeza de que, a partir de su muerte y resurrección ese día ya está presente en nuestro tiempo.
      Todo esto comienza con una referencia a esa situación de dificultad de los discípulos. La llama "gran tribulación", pero esta situación de dificultad no va a durar indefinidamente. Su final se articula en tres actos: fenómenos cósmicos, llegada gloriosa del Hijo del Hombre, reunión de los elegidos dispersos por los cuatro puntos cardinales. Esta reunión que pone fin a las penalidades de los elegidos es el punto culminante y razón de ser de los fenómenos cósmicos y de la llegada del Hijo del hombre.
      A continuación el lenguaje del texto deja de ser informativo para hacerse interpelativo: aprended, sabed. La interpelación está basada en el símil del despuntar de la higuera como señal inconfundible de la proximidad de la estación buena. Igual ocurrirá al final de los tiempos: "Así también vosotros, cuando veáis suceder esto, sabe que está cerca, a la puerta". Los problemas de esta formulación son dos: a qué se refiere con el "esto"; y la ausencia de sujeto en la frase "está cerca". La traducción litúrgica supone precipitadamente que el sujeto es el Hijo del Hombre. Por exigencia interna del símil el sentido de la trasposición parece que debe ser como sigue: cuando por ser discípulos míos os veáis inmersos en la dificultad, sabed que el final de ésta, está cerca. El pronombre "esto" se refiere a las dificultades de los discípulos y no a los fenómenos cósmicos. La función del símil es despertar en los discípulos la certeza de que sus sufrimientos tendrán un desenlace feliz.
      Por eso Jesús nos invita a vivir en profundidad, a prestar atención a los signos de los tiempos. Si no abrimos nuestros ojos, y si no estamos alerta, podemos olvidar que éste es un tiempo en el que Dios actúa y en el que el ser humano va fraguando su opción a favor o en contra de la Vida.


 

     

PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO   

  • El evangelio de hoy, sobre los últimos tiempos, pretende disponernos para el encuentro con el Señor que ya ha venido, que viene y que vendrá. ¿Qué relación te invita a establecer con Jesús y con el Padre?
  • El texto habla de “verán venir al Hijo del hombre” ¿Cómo entiendo hoy que el Señor viene?
  • “Cielo y tierra pasarán pero mis palabras no pasarán” ¿Qué palabras no pueden pasar, cuáles urge que se vean cumplidas? ¿A qué nos compromete esto?




















     

REAL PARROQUIA SANTA MARÍA MAGDALENA -SEVILLA-

 

Imprimir Correo electrónico

Real Parroquia Sta María Magdalena
parroquiadelamagdalena@gmail.com
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5,
41001 Sevilla


© 2014 Real Parroquia de Santa María Magdalena

Real Parroquia Sta María Magdalena
parroquiadelamagdalena@gmail.com
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5
, 41001 Sevilla

Mapa del Sitio
  De Interes...
© 2014 Real Parroquia de Santa María Magdalena