Domingo XV del Tiempo Ordinario Ciclo B: “Comenzó a enviarlos de dos en dos”
(Mc 6,7-13)

 

 

  La Palabra de Hoy

1ª Lectura: Amós 7,12-15

  “El Señor me agarró y me hizo dejar el rebaño”                     

   Salmo :84
  “Muéstranos, Señor, tu misericordia”

2ªLectura:  Efesios 1,3-14

  “Ël nos eligió en Cristo para que fuéramos su pueblo”

Evangelio:  Marcos 6,6-13
  
“Comenzó a enviarlos de dos en dos”


   

 

 

PALABRA DE VIDA

 



 

   

         

    


    La Palabra de hoy nos sitúa en la dinámica de  llamada, elección y envío, o lo que es lo mismo, nos presenta la vocación misionera, y ésta caracterizada por el desapego radical y el servicio. De este modo, el profeta Amós (1ª lectura), después Jesús en el evangelio, y los apóstoles constatan que la fidelidad a esta llamada de Dios compromete toda la vida. Esta misión, se encarga de recordar el evangelio, no está exenta de rechazo e incomprensión, por eso hemos de confiar en el poder absoluto de la Palabra de Dios.
    El pasaje de hoy narra el envío de los Doce, de parte de Jesús. Son “Doce” porque constituyen el cimiento del nuevo pueblo de Dios, en consonancia con lo que antiguamente  fueron las “doce tribus de Israel”. Elegidos gratuitamente por Jesús y después de convivir con él por cierto tiempo, ahora son enviados en misión.
    El primer elemento es el envío, la misión. Se va a predicar no por gusto, sino porque Jesús me ha llamado y enviado, no se ofrece una opinión o conocimiento propio. Este envío implica el anuncio de una gran noticia, la cual tiene un contenido intelectual, pero consiste principalmente en la práctica; “dándoles poder sobre los espíritus inmundos”. La gran noticia no es sólo la interpretación del mundo o de la historia, sino la transformación del mundo y de la historia. Dicha transformación va a consistir en liberación de todo lo que amenaza al hombre desde fuera y no le permite realizarse como ser humano.
    El segundo elemento significativo de este texto es la comunidad: los misioneros son enviados de “dos en dos”.  En la antigüedad, cualquier acontecimiento importante, del que se quería dejar constancia, necesitaba dos testigos. El anuncio se lleva adelante siempre con forma comunitaria, siendo por tanto un distintivo del estilo de vida del misionero cristiano el sentido comunitario,. No olvidemos que la gracia de la comunión es un valor fundamental del Reino de Dios.
    Para este estilo de vida misionero, Jesús va a dar instrucciones muy concretas, encaminadas quitar cualquier nota de triunfalismo a la misión, y que vienen a establecer que el misionero sólo debe llevar lo necesario. De esta forma, no sólo se acentúa la austeridad de vida de los enviados, sino de la propia misión. El objetivo es resaltar que se trata de un “envío”, es decir, un ser enviados por aquél que es el único responsable de su éxito. Para conseguir esto, se dan concretas instrucciones: no cambiar de residencia, o no insistir con los que no aceptaban la predicación. Con estas normas se pretenden evitar dos cosas: por un lado una presentación del misionero como persona importante, el cual aceptaría un mejor alojamiento, ofrecido en función del orgullo y de la vanidad;  y por otro lado la falta de respeto a la libertad humana, aunque ésta quiera oponerse al designio salvífico de Dios, para así mostrar que la Buena Noticia se ofrece, jamás se impone.         El pasaje termina con un resumen de la misión de los Doce (vv. 12-13): “anuncio (en griego: kerygma) de la conversión (metánoia), es decir, proclamación gozosa de la gracia del Reino y de su fuerza transformadora, invitando a los hombres a aceptarla; y “expulsión de demonios y curación de enfermos”, es decir, realizaban acciones liberadoras concretas en favor de los hombres oprimidos por cualquier tipo de mal. Anuncio y obras. Palabra y acción. Se constata que Jesús ha entregado a los Doce su propia misión y autoridad, y ellos la llevan a cabo siguiendo las instrucciones dadas por el Maestro. Por eso, la lectura de este evangelio nos invita a revisar desde dónde y cómo anunciamos hoy la Buena Noticia de Jesús.  Tenemos claro que hemos sido llamados, elegidos y enviados, pero a veces aparecen en nosotros actitudes y comportamientos impropios de un evangelizador tal como se describe en el texto de hoy.

 

     

PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO   

  • Jesús envía a sus discípulos sin más soporte de seguridad que la Palabra que anuncian ¿Confío en el Señor? ¿En qué cosas, o personas o instituciones tengo puestas mis seguridades?
  • Se ha descrito en el texto un estilo concreto de misionero ¿en qué coincide y en qué no con el mío? ¿Qué tendríamos que hacer para asemejarnos más al modelo misionero reflejado en el evangelio?
  • Jesús ha inaugurado el Reino y busca un nuevo pueblo que haga visible dicho Reino ¿Cómo es el Reino en el que Dios nos invita a entrar?























     

REAL PARROQUIA SANTA MARÍA MAGDALENA -SEVILLA-

 

Imprimir Correo electrónico

Real Parroquia Sta María Magdalena
parroquiadelamagdalena@gmail.com
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5,
41001 Sevilla


© 2014 Real Parroquia de Santa María Magdalena

Real Parroquia Sta María Magdalena
parroquiadelamagdalena@gmail.com
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5
, 41001 Sevilla

Mapa del Sitio
  De Interes...
© 2014 Real Parroquia de Santa María Magdalena