Domingo XIV del Tiempo Ordinario Ciclo A: “Mi yugo es suave y mi carga ligera”
(Mt 11,25-30)

 

   La Palabra de Hoy

1ª Lectura:   Zacarías 9,9-10 

“Se acerca tu rey, justo y victorioso, humilde”                            

  Salmo 144
  “Te ensalzaré, rey y Dios mio”

2ªLectura:    Romanos 8,9.11-13      
  “El Espíritu de Dios habita en vosotros”

EvangelioMateo 11,25-30
    “Aprended de mi, que soy sencillo y humilde de corazón”

 


 



 


 

 

PALABRA DE VIDA

          De nuevo Dios se revela en clave de humildad a través de su Palabra. Zacarías presenta la figura de un rey mesías humilde y pacífico, sin apariencia guerrera y portador de justicia y paz universal. Las primeras comunidades cristianas reconocieron en esta figura a Jesús- El es, como dice Mateo, “sencillo y humilde de corazón”. Con esa característica de humilde renuncia a la violencia y al orgullo que impide la entrada a los “sabios” en el Reino. A los humildes les entregará la revelación del Padre y les donará el Espíritu.

         El pasaje de hoy es considerado como “la perla” del evangelio de Mateo. Jesús, rechazado por los letrados, agradece al Padre que se haya manifestado a la gente sencilla y se vuelve hacia quienes padecen la carga pesada del legalismo para ofrecerles la liberación.
         Esta importante oración de Jesús contiene tres afirmaciones fundamentales: sólo el Hijo es capaz de revelar el verdadero rostro del Padre; la revelación del Padre se abre a los pequeños y se cierra a los sabios, todos los que están cansados y oprimidos pueden encontrar en Cristo alivio. La afirmación central es la primera; las otras dos le sirven de marco y expresan su contenido.
          Dios ha decidido gratuitamente ("así te ha agradado") manifestar "estas cosas" a los "pequeños". Es una revelación que sigue esquemas inesperados: oculta estas cosas a los prudentes y a los sabios y las revela a los pequeños. Para dar aún más relieve a la paradoja, Jesús no dice simplemente "Padre", sino que añade "Señor del cielo y de la tierra". Aquí está la maravilla: el Dios del cielo y de la tierra tiene preferencias por los humildes y los pequeños.
        Nos podemos hacer varias preguntas ¿Quiénes son concretamente los pequeños a los que se manifiestan los secretos de Dios? ¿Quiénes son los sabios y prudentes a los que, en cambio, se les ocultan? ¿Qué se ha manifestado y se ha mantenido oculto? Jesús no dice exactamente qué ha revelado el Padre a los sencillos. Se limita a decir "estas cosas". Pero es fácil comprender que se trata del Evangelio en su totalidad, es decir, de aquella nueva comprensión de Dios y de su voluntad que se contiene en las palabras y en los hechos de Jesús.
        Cuando Jesús hablaba y Mateo escribía, la expresión "los sabios y los prudentes" designaba concretamente a las élites religiosas de Israel, rabinos y fariseos, que permanecían ciegos ante la claridad de las palabras de Jesús y se irritaban por su predicación en favor de los pobres, escandalizándose de ella. Por consiguiente, "pequeño" no se opone a adulto  sino que se opone a sabio y prudente. Pequeños son los hombres sin cultura, sin competencia religiosa, sin habilidad dialéctica, sin facilidad de palabra. Concretamente, en tiempo de Jesús eran los llamados hombres de la tierra, los pobres aldeanos de Galilea, a quienes los doctores de la Ley y los fariseos despreciaban. Decían ellos: "Un ignorante no puede evitar el pecado y un hombre del campo no puede ser de Dios". Y en el contexto histórico de la época de Jesús, los cansados y los oprimidos eran los que penaban bajo las intolerables y complicadas prescripciones de la ley farisaica y se sentían perdidos ante la doctrina sutil y difícil de los rabinos. Jesús les invitaba a buscar en otra parte, a saber, en el evangelio y en su ejemplo, la verdadera voluntad de Dios. Una voluntad, sin duda, exigente, pero rectilínea y simple y al alcance de todos. Para motivar su invitación y ofrecer su ejemplo, se define Jesús "manso y humilde de corazón". Humilde indica la actitud de Jesús, dócil en todo a la voluntad del Padre; una docilidad interior, libre y querida ("de corazón"). Manso indica la actitud de Jesús respecto a los hombres: una actitud rectilínea, valiente, no violenta; misericordioso, tolerante, pronto al perdón, pero también exigente.
         Siguiendo a Jesús, el yugo (la alianza y la ley del Señor; en la tradición judía, la Torah y los mandamientos) de la voluntad de Dios ya no es un yugo opresor y duro, sino que genera ya ahora aquella gozosa paz prometida a los humildes y pobres, garantía de la salvación definitiva ("el reposo"). Así, el yugo ya no es un sistema legal para interpretar y seguir, sino seguir a Jesús, el Hijo, que revela la voluntad de Dios y la realiza plena y definitivamente.

         A diferencia de los maestros de la Ley, que son expertos, Jesús es un guía que camina por delante del yugo que impone. Mientras que el experto convierte el saber en un instrumento en favor de algo, el guía es ante todo una posición vital que integra la teoría y la praxis. La imagen de Dios que Jesús revela tiene su confirmación y constatación en Jesús. De ahí el papel esencial e insustituible de Jesús como mediador de Dios por un lado y su valor de ejemplaridad esencial e insustituible por otro.
        Gracias a este texto la mirada del creyente deja de tener el aspecto cansino y agobiado de un animal humano de carga. Si Jesús da gracias al Padre, justo es que nosotros entonemos un canto de acción de gracias a Jesús por habernos dicho lo que en este texto nos dice. Hoy es una de las ocasiones en las que la exégesis no puede cerrarse al sentimiento.    


       

PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO

  •  “No es digno de mi” ¿Hasta qué punto mi opción por Jesucristo y sus valores es incondicional como pide el evangelio de hoy?
  • “El que os recibe a vosotros me recibe a mi” ¿Qué sentimientos suscita en ti saber que Jesús se hace presente en cada uno de sus discípulos?
  • “No se quedará sin recompensa! ¿Cómo cambiaría nuestro anuncio del Evangelio si fuéramos conscientes de que somos portadores de una recompensa celestial?

























     

REAL PARROQUIA SANTA MARÍA MAGDALENA -SEVILLA-

 

Imprimir Correo electrónico

Real Parroquia Sta María Magdalena
parroquiadelamagdalena@gmail.com
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5,
41001 Sevilla


© 2014 Real Parroquia de Santa María Magdalena

Real Parroquia Sta María Magdalena
parroquiadelamagdalena@gmail.com
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5
, 41001 Sevilla

Mapa del Sitio
  De Interes...
© 2014 Real Parroquia de Santa María Magdalena