Domingo XII del Tiempo Ordinario Ciclo A: “No tengáis miedo”
(Mt 10,26-33)

 

   La Palabra de Hoy

1ª Lectura:   Jeremías 20,10-13 

“El Señor está conmigo”                          

  Salmo: 69
  “El Señor escucha a los desvalidos”

2ªLectura:    Romanos 5,12-15        
  “La gracia de Dios, hecha don gratuito en Jesucristo, sobreabundó para todos”

Evangelio:     Mateo 10.26-33
   “Hasta los cabellos de vuestra cabeza están contados”

 


 



 


 

 

PALABRA DE VIDA

          Todas las lecturas de hoy nos hablan de un Dios extremadamente solícito que cuida de todas las personas, especialmente de aquellas que atraviesan momentos de dificultad, de crisis, de sin sentido. Por ello, en la Palabra tenemos un motivo de esperanza: nuestro Dios, en medio de las dificultades y contrariedades de la vida, nos sostiene y vela.
           “No tengáis miedo” Dicha expresión muestra más una exhortación positiva que una actitud negativa. Los textos inmediatamente anteriores del evangelio de Mateo  han mostrado la misión de los discípulos no exenta de dificultades y persecuciones. El texto de hoy es más bien una invitación a la auténtica esperanza. El verdadero discípulo ha de ser una persona intrépida, audaz, pues sabe de quién se ha fiado.
         Detrás de estos términos se puede encontrar aquello que la Iglesia ha formulado con el nombre de “santo temor de Dios”, que es uno de los siete dones del Espíritu Santo. El Evangelio de hoy presenta algunas características de este don. No se trata del miedo propiamente dicho, sino de la manera cómo vivir la relación con Dios. Si él, que es Padre, vela por los seres humanos de un modo más sublime que el cuidado providente que tiene por los pájaros (Mt 10,29.31), la relación que establece con la criatura más excelente es sobremanera más fuerte todavía. El temor de Dios hace vivir esta relación con respeto, con confianza, con la exigencia y la responsabilidad de aquel que sabe que el propio Jesús lo reconocerá ante el Padre.
          El verdadero discípulo vive animado por esta relación que tiene sentido si es auténtica. Y la verdadera autenticidad se mide por la parte humana, pues por parte divina ya está presente con creces. Jesús avisó muchas veces a los suyos de que iban a tener dificultades en su misión. No les prometió éxitos fáciles o que iban a ser bien recibidos en todas partes. Al contrario, les dijo , y también a nosotros nos dice, que el discípulo no será más que el maestro. Y el Maestro había sido calumniado, perseguido, condenado y muerto en la cruz.
         Pero este anuncio va unido a otro muy insistente: la confianza. “No tengáis miedo”. No es el éxito inmediato delante de los hombres lo que cuenta, sino el éxito de nuestra misión a los ojos de Dios, que ve, no sólo las apariencias, sino lo interior y el esfuerzo que hemos hecho. Si nos sentimos hijos de ese Padre, y hermanos y testigos de Jesús, nada ni nadie podrá contra nosotros, ni siquiera las persecuciones y la muerte. El ejemplo lo tenemos en el mismo Jesús, que fue objeto de contradicciones y acabó en la cruz. Pero nunca cedió, no se desanimó y siguió haciendo oír su voz profética, anunciando y denunciando, a pesar de que sabía que incomodaba a los poderosos, salvó a la humanidad y fue elevado a la gloria de la resurrección.
          Las pruebas y las dificultades de la vida, las que nacen dentro de nosotros mismos, o en el seno de la comunidad o fuera de ella, no nos deben extrañar ni asustar. La comunidad de Jesús lleva un mensaje que, a veces, choca contra los intereses y los valores que promueve este mundo. Nos pueden perseguir, pero la fuerza del Espíritu de Dios nos asiste en todo momento. No nos cansemos, ni nos avergoncemos de dar testimonio de Cristo, y sigamos anunciando a plena luz, a los cercanos y a los lejanos, la buena noticia de la salvación que Dios nos ofrece.

       

PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO

  •  “No tengáis miedo” ¿Hasta qué punto tenemos miedo de expresar públicamente nuestra fe?
  • “No temáis, vosotros veléis más que todos los pájaros” ¿Cuáles son mis miedos más habituales?
  • “Proclamadlo desde las azoteas”  ¿A qué nos invitan estas palabras?






















     

REAL PARROQUIA SANTA MARÍA MAGDALENA -SEVILLA-

 

Imprimir Correo electrónico

Real Parroquia Sta María Magdalena
parroquiadelamagdalena@gmail.com
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5,
41001 Sevilla


© 2014 Real Parroquia de Santa María Magdalena

Real Parroquia Sta María Magdalena
parroquiadelamagdalena@gmail.com
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5
, 41001 Sevilla

Mapa del Sitio
  De Interes...
© 2014 Real Parroquia de Santa María Magdalena