Parroquia en Oración

Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario Ciclo B:"Lo hemos dejado todo y te hemos seguido" (Mc 10,17-30)

 

 

  La Palabra de Hoy

1ª Lectura: Sabiduría 7,7-11

  “Vino a mi un espíritu de sabiduría”                        

   Salmo : 89
  “Baje a nosotros la bondad del Señor”

2ªLectura:     Hebreos 4,12-13

  “La Palabra de Dios es viva y eficaz”

Evangelio:  Marcos 10,17-30
     
“Vende lo que tienes, dáselo a los pobres y sígueme”



   

 

 

PALABRA DE VIDA

     De la mano de la sabiduría llegan todos los bienes, por eso la pide el autor del libro de la Sabiduría. Junto a ella, como otro bien máximo, está la vida eterna, según nos dice el evangelio. Cuando se descubre merece la pena dejarlo todo y seguir a Jesús. Estos principios que leemos en las lecturas, nos llevan a la conclusión de que la Palabra de Dios es viva y eficaz.
     De nuevo en el camino hacia Jerusalén, Jesús sigue instruyendo a sus discípulos. En el relato del evangelio de hoy, Jesús se va a servir de una pregunta acerca de la vida eterna por parte del joven rico. Esto será la ocasión perfecta para hablar (enseñar e instruir) acerca de la riqueza, el seguimiento y el Reino de Dios.
    En el evangelio de hoy encontramos tres momentos sucesivos, con personajes distintos, y abordando un tema en cada uno de ellos.  El primero de ellos es un breve relato de vocación: el Reino como búsqueda y llamada al seguimiento. Así, un judío piadoso, pues se acerca y se pone de rodillas, le pregunta cómo heredar la vida eterna. La respuesta de Jesús es una enseñanza sobre la bondad de Dios, sólo él es bueno, y un recordatorio de los mandamientos, los referidos a la relación con el prójimo. El mínimo exigible, los mandamientos, los cumple aquel hombre, por lo que Jesús da un paso más y hace una invitación al seguimiento que, como toda vocación, lleva consigo la necesidad del desprendimiento. El hombre tiene méritos”acumulados”, sin embargo, Jesús indica que el camino es el contrario: despojarse de todo, en vez de acumular. El desenlace: los bienes de aquel hombre tuvieron más fuerza que la invitación de Jesús, frunce el ceño y se marcha muy triste porque “poseía muchos bienes” (v.22).
    En un segundo momento, y basándose en lo sucedido, Jesús instruye en particular a sus discípulos, hablándoles del Reino desde el abandono de la riqueza y como regalo de Dios. En primer lugar pronuncia una frase contundente, para explicarla luego con un ejemplo llamativo. De este modo, a los discípulos les era fácil la comprensión del mensaje, pues un animal para ellos grande, un camello, difícilmente iba a entrar en un agujero muy pequeño, el de una aguja. Los discípulos se asombran porque en la mentalidad de la época la riqueza, hijos, salud y bienes, eran signos de una bendición de Dios, algo bueno y deseable. Así, se preguntan quién podrá salvarse, encontrando la repuesta por parte de Jesús: imposible para el hombre, sólo para Dios es posible, expresando así la gratuidad. Ahora encaja el desprendimiento, pues los “méritos” de poco valen si no se ha despojado uno de todo,
    Los discípulos constatan que ellos han abandonado todo para seguirle, y lo hacen por boca de su portavoz, Pedro. Jesús da como respuesta “el Reino como promesa”. Asimismo, elogia la actitud de los que lo dejan todo por él y por el evangelio.  Termina haciendo un balance entre lo que se deja y entre lo que se recibe a cambio. Pero la promesa del Reino no se queda en el tiempo presente, donde se da persecución, sino que llega hasta la vida eterna.
    En resumen podíamos decir que el rico escucha a Jesús desde su riqueza. Los discípulos lo hacen en el camino a Jerusalén, tras haberlo dejado todo. Ahora nos toca a cada uno de nosotros que, con nuestras circunstancias concretas, si queremos tener la vida eterna tendremos que dejarlo todo, compartir con los hermanos que tienen necesidades por carecer de bienes, y seguir tras Jesús.
 


 

     

PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO

  

  • El evangelio nos dice que los discípulos lo dejaron todo para seguir a Jesús, casa, familia, bienes, etc… ¿qué he dejado yo por seguirle? ¿Me fío de él y de su Palabra?
  • Nuestra sociedad de consumo nos atrapa. ¿Puedo seguir a Jesús desde la abundancia mientras la inmensa mayoría de seres humanos pasan hambre? ¿Qué hago para librarme del consumismo?
  • ¿Cómo es el Reino de Dios que nos presenta el texto evangélico? ¿Podremos formar parte de él?





























     

REAL PARROQUIA SANTA MARÍA MAGDALENA -SEVILLA-

 

Imprimir Correo electrónico

Real Parroquia Sta María Magdalena
parroquiadelamagdalena@gmail.com
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5,
41001 Sevilla


© 2014 Real Parroquia de Santa María Magdalena

Real Parroquia Sta María Magdalena
parroquiadelamagdalena@gmail.com
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5
, 41001 Sevilla

Mapa del Sitio
  De Interes...
© 2014 Real Parroquia de Santa María Magdalena